woman-2247530_1280

LA BELLA DEUDORA DURMIENTE (Versión libre) Había una vez una bella deudora de un préstamo personal de 1000 dólares de origen tomado en una financiera. No pagó ninguna cuota. El príncipe cobrador le insistía e insistía y la deudora le dijo “hace lo que quieras, no tengo bienes, no voy a pagarte, no quiero pagarte y no tienes forma de cobrarme”. El príncipe cobrador solamente informó la deuda a la Central de deudores. No siguió la gestión. Pasó el tiempo, al no tener mas gestión, la deudora se durmió, se olvidó. Con el tiempo la financiera vendió su cartera morosa a un estudio jurídico internacional. Luego de tres años, la bella deudora tuvo la oportunidad de su vida, se presentó a un aviso como supervisora de promotoras. Pasó todas las pruebas pero cuando había llegado ya a la terna final, por la deuda le frenaron la selección. Esta bella deudora desesperada se contacto con la financiera y fue derivada al estudio jurídico quienes le informaron que debía conseguir 10.000 (diez mil) dólares para obtener el libre deuda. La financiera debería haber seguido la gestión y advertirle que el paso del tiempo la perjudicaría. Y la deudora se durmió. Moraleja: “Mantengamos a los deudores despiertos con nuestra gestión para cobrar antes”

LA BELLA DEUDORA DURMIENTE (Versión libre)
COMPARTIR

Dejá un comentario