girl-2189253_1280 En mi experiencia encuentro personas que trabajan en cobranzas como trabajarían atendiendo público en una farmacia, como operario/a en una fábrica, como decorador/a, o sea solo un trabajo más y ser cobrador es diferente, porque el dueño del dinero confía en nosotros que vamos a hacer el máximo esfuerzo para recuperar su acreencia, sin embargo no sienten ese rol. Por timidez, por falta de experiencia financiera, por falsos mitos de violencia, por vergüenza ajena, por pensar como deudor y darle pena, por falta de capacitación, motivación, dirección correcta de su jefe, y varias razones más. ¿Se puede mejorar esa actitud?. En muchos casos sí, en algunos no. Hagamos el intento. Hay un taller específico para cambiar la actitud del cobrador. Informes al:

¿PORQUÉ UN COBRADOR NO SE SIENTE COBRADOR?
COMPARTIR

Dejá un comentario